Me persigue un oso

septiembre 27, 2019 | 0 Comments | Caye

Ayer por la tarde en una conversación de esas que sorprende me dijeron: «Los corredores más rápidos del mundo corren entre 19-23 km / h. La velocidad media de un oso está entre 48-64 km / h. Eso significa que si un oso decide perseguir al corredor mas rápido del mundo, este rápido corredor nunca podría superar al oso.»

Conclusión: para escapar de un oso no tienes que ser el corredor más rápido del mundo, solo tienes que ser más rápido que el chico que corre detrás de ti.

La gente que me dicen que ellos son los mejores no me genera confianza, prefiero los que hacen lo que mejor saben cada día y se superan constantemente.

Haciendo lo mejor siempre estas alerta. Al igual que ser perseguido por un oso, siempre tienes que estar un paso adelante para que no te coman. Ser mejor en tu día a día significa que tienes que seguir presionando, aprendiendo y mejorando porque todavía hay espacio para mejorar, sin mencionar que hay un gran oso corriendo detrás de ti.

Ser el mejor ofrece solo una ventaja a corto plazo. Ya que la motivación para mejorar es siempre más poderosa que el falso incentivo de permanecer en el mismo lugar siendo el mejor, de esta manera la pereza y la arrogancia no tardarán en aparecer.

Cualquier persona, empresa o líder que sea realmente capaz de adelantarse al resto durante un período de tiempo significativo no puede hacerlo porque cree que es el mejor, sino porque se presenta todos los días para hacerlo mejor que la última vez que lo hizo, ya que el  competidor más importante de todos… son ellos mismos.

Esforzarte para ser mejor es la única manera de ser el mejor. Y recuerda que llevas un oso persiguiéndote.

Caye

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *