The Boss

junio 12, 2015 | 0 Comments | Amigos, Caye

Hola, hoy os presentamos a Noelia una gran seguidora de Te Conozco Bacalao. Os podría contar muchas cosas de Noelia como por ejemplo que es de las mejores consultoras en comercio exterior que conozco, ella es comprometida, independiente, inquieta, pero sobretodo una de esas amigas de las sabes que nunca te va a fallar.

Os dejo con su post.

The Boss

Y un día eres tú el que se convierte en jefe. Ése que siempre criticabas mientras tomabas café en la máquina, ése que siempre temías que te llamara a su despacho, ése que siempre te soltaba un “marrón” en el momento más inoportuno…. Entonces te das cuenta que dirigir un equipo es como ser padre, nadie nace enseñado.

¿Y qué te pasa cuando eres padre por primera vez? Te dedicas a leer todas las revistas y foros de Internet, preguntas a tu madre, a tu abuela y a todos tus familiares y amigos, y, sobre todo,  desarrollas súper poderes que te convierten en el mejor padre para tus hijos. Reconozcámoslo, los niños cuentan con menos experiencia que tus trabajadores, y por tanto, te tendrán menos en cuenta los errores que cometas. Que los cometerás.

Pues ahí estás. Cuando te ves ante la disyuntiva de dirigir un equipo de personas, comienzas a pensar en todas las referencias que tienes, bien de tu propia experiencia, bien de las quejas de las personas de tu entorno. Cada uno tendrá sus propias vivencias, yo me quedo con estas:

  • El ataque de las nuevas tecnologías: nunca sabrás en qué momento tu whatsapp se llenó de grupos creados por tu jefe/a. En ellos, se dedican a hablar del trabajo 24 horas al día durante siete días a la semana. ¿Qué hay de las jornadas laborales y del descanso? Algo que repercute directamente en la productividad ya que tu equipo acabará hastiado y sin poder descansar.
  • Cada vez que llegas a la oficina, te parece que trabajas en un mercadillo. Estas empresas en las que la gente se comunica a gritos de un puesto de trabajo a otro, los primeros los jefes. ¿No saben que existen los teléfonos, los correos y otras herramientas que facilitan la comunicación y evitan la afonía? Eso sí, durante el resto del tiempo libre, te mandan mil mensajes a los grupos de whatsapp.
  • A veces, la comunicación se realiza de una manera más ortodoxa, pero tienes a jefes y empleados que pasan la mitad del día hablando por teléfono con sus amigos, sus primos, sus parejas o cualquier otra persona que esté ociosa en ese momento. ¡Benditos espacios abiertos!
  • Tus empleados no son tus amigos. Es algo que debe quedarte bien claro. Aún recuerdo cuando durante mi primer día de trabajo en una empresa, mi jefa se dedicó a contarme lo que hacía con su novio en sus encuentros sexuales. Aunque yo buscaba la cámara oculta, con el tiempo me di cuenta que se lo contaba a cualquiera que se sentara delante de su mesa. Necesitaba un amigo… o un psicólogo.
  • Peligro: tienes un/a jefe/a con poco talento o inseguro/a. En ocasiones, este perfil en lugar de contar con gente que supla sus carencias, contrata a aquéllos que nunca podrán hacerle sombra. Conclusión: la empresa se irá al garete porque estará dirigida por alguien que no sabe qué quiere y tendrá empleados que no sabrán aportar por ellos mismos.
  • El mayor error será no valorar a tu equipo. Si alguien no ha sido capaz de darse cuenta a lo largo de su vida profesional de que las personas son lo más importante en una empresa y que de ellos dependerá su imagen y sus avances creativos, mejor dedícate a otra cosa.

Aunque la personalidad de cada uno influirá en la manera de desenvolverse dirigiendo un equipo, pongamos un poco de sentido común y empatía.

La soledad del jefe puede ser muy dura.

Noelia Hernández

Fuente de la foto: Noelia Hernández en Japón

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *