Pensamiento de Jueves por la tarde

octubre 28, 2016 | 0 Comments | Caye

¿Cuál es el grado de inutilidad de una persona? Si, así sin más.

Muchas veces asumimos que no se nos da bien hacer ciertas cosas, bien por perezas o por miedos, pero lo reconocemos y los que están a nuestro alrededor de una manera u otra aprenden a convivir con rasgos de nuestra personalidad que igual hasta no soportan, ¿cuantas veces le has dicho a tu amigo anda cállate que un día te van a partir la boca? Lo aceptamos ya que a esas pequeñas cositas les hemos cogido cariño.

Volvamos a la inutilidad, que luego me lío y me pierdo. A lo que voy, no se a vosotros pero a mi toda esta gente nunca va a dejar de sorprenderme. Ya que a los que conoces sueles saber de qué pie cojean cada uno, pero el summún de todos los inútiles es el desconcertante, si ese que lleva casi un año haciendo un trabajo y de repente se da cuenta que nunca ha hecho una copia de seguridad, el mismo que suelta frases lapidarias sacadas de una conversación que ha oído de pasadas en la radio, seguro que todos y todas tenemos ya un retrato robot de este tipo de inútil, pero como todos estos se suelen superar y evolucionan como los pokemon, la evolución de este es el inútil que ante su incapacidad de solucionar problemas de la vida real, crea sus propios problemas para así solucionarlos él y ser un bienqueda (Así todo junto).

Lo más curioso de todo esto es cuando se enfrenta a este nuevo problema que él ha creado, no siempre es capaz de resolverlo y ya viene el rizo del rizo y la inutilidad expresada a la máxima incompetencia.

Bueno como no eres mi amigo y no te conozco lo suficiente, me quedare en que para mí no eres útil y así seguro que mi grado de cabreo es menor.

Caye

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *