Esto no es una canción de Radio Futura

julio 10, 2015 | 0 Comments | Caye

Son las once de la mañana, el sol está ya en todo lo alto mostrando su esplendor. ¿Quién me mandará a mí salir a la calle? Intento ir pegado a la fachada del edificio de la acera de la izquierda ya que es en la única donde queda un resquicio de sombra, mejor defino resquicio, unos cuarenta centímetros de sombra.

Es en estos momentos cuando mi cabeza va a mil y empiezo a hacerme preguntas, ¿Qué hago yo en la calle con lo bien que se está debajo del aire acondicionado? ¿Quién me mandó a mí adoptar la manía de ir andando a todos los sitios por el centro de la ciudad? ¿Por qué la gente cuando anda invade mi espacio vital en la sombra?

Me autosugestiono e intento convencerme de que el calor tampoco es tan sofocante, empezamos mal me encuentro con el primer termómetro y refleja, 37 grados y pienso esto no es una canción de Radio Futura. Empiezo a preocuparme porque noto como si todo fuese a cámara lenta, es curioso como todo lo que pasa a mi alrededor e incluso yo mismo voy a velocidad “Slow Motion”, lo de empezar a ver puntitos blanco ya es determínate, agua, necesito agua. Entro en un bar de esos que huele a antiguo, porque si oliera a nuevo tendría aire acondicionado. Y pienso esto es de coña, con la que está cayendo y me meto en el único sitio de la ciudad donde no hay aire acondicionado, deben de ser seguidores de Satán y estarán  aclimatándose para el día del juicio final. Pido una botella de agua, no sé si beberla o tirármela encima, salgo de allí, el litro y medio de agua me dura poco. Es ahora cuando entiendo a mi entrenador cuando me decía, hay que estar hidratado durante toda la carrera. No mires me dice mi cabeza, pero de reojo consigo ver en el termómetro de la farmacia 42 grados, continuo mi paso y todo recupera su ritmo normal, he conseguido llegar a mi destino con el aire acondicionado a 22 grados. Pediré permiso para quedarme unas horas allí, igual hasta me invitan a comer.

Esto es solo un ejemplo de cómo me está afectando este día tan caluroso en la ciudad, y sé que lo que necesito son unas pequeñas vacaciones para

Disfrutar del agua, llámese piscina o mar sin aglomeraciones por favor.

Disfrutar de una cañita o una paloma en la mejor de las compañías.

Disfrutar pasando las vacaciones literalmente con tres bañadores y tres camisetas, ufff que descanso el no tener que pensar que me pongo.

Disfrutar de los paseos en bici con ellos que lo están descubriendo todo.

Disfrutar de las noches sin estrés de pensar en tenerlo organizado todo para mañana.

Disfrutar de esas noches que se convierten en mañana.

Disfrutar de los amigos en conversaciones interminables.

Disfrutar de esos que se han ido a 2.000 kilómetros de distancia y hacer cosas distintas con ellos en un territorio muy verde.

Disfrutar de una desconexión total, no me busques que no me encontraras.

Recuerda, quejarse del calor en Facebook no mejora el clima.

Caye

Fuente de la foto Pinterest

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *