EL ANTÍDOTO

abril 1, 2020 | 0 Comments | Coco

El bicho sigue poniendo nuestras vidas patas arriba. Reímos y lloramos. Volvemos a reír y volvemos a llorar. Así todo el día.
No corren buenos tiempos para nadie. La situación no es para reír pero habrá que hacerlo mientras dure. Utilizar el humor como mecanismo de defensa no es otra cosa que puro instinto de supervivencia.
Sí. Lo sé. Fácil de decir pero muy difícil de hacer. Pocas veces se habla del humor en serio. Y esto es muy serio: tenemos que encontrar la risa. La risa se hace ahora más necesaria que nunca. Es…nuestra mejor aliada.
A falta de antídoto, el humor es el mejor antídoto. Echar unas risas, cuando estamos con el susto en el cuerpo desde que nos levantamos hasta que nos acostamos día tras día, es el mejor remedio casero. ¡Que la risa no falte en vuestras casas! No podemos dejar de bromear en momentos así.
Los que saben dicen que no es tan raro que pase esto en medio de una crisis. Aseguran que el humor nos lleva a estar más sanos ”de la cabeza” y evita volvernos locos con esta pesadilla que nos ha tocado vivir. Parece que, además, es más eficaz que el ejercicio físico (gran noticia para l@s vag@s como yo), refuerza el sistema inmunológico y ayuda a eliminar la ansiedad y…el miedo.
El miedo. Ese mal compañero de viaje. Inyectarlo es muy fácil. Se expande rápidamente cuando nos enfrentamos a lo desconocido pero, por suerte, el humor siempre vendrá en nuestra ayuda. Contra el miedo, humor. Ojo: hablo del humor blanco, transparente. Ese que no hace daño. Ese que desdramatiza y rebaja la tensión. Ese que nos ayuda a ver las cosas diferentes…aunque sea sólo por un rato.
Fijaos bien: Los mensajes en las redes son un no parar. Circulan escenas cómicas de lo que nos está tocando vivir que son para ponerles un marco. La imaginación de algunos, y su sentido del humor, no tiene límites. ¡Hasta la mujer de Tom Hanks bromeó con lo suyo cuando dio positivo! No podemos hacer muchas cosas pero sí podemos reírnos. ¡Temor con humor se paga!
No hay que perder la calma pero tampoco el humor. Es el antidepresivo más barato. Con él todo es más llevadero. No superaremos el peligro pero si conseguiremos arrinconarlo por un rato…¡que no es poco!
Reír no sólo es posible. ¡Es necesario! Hay que huir de vez en cuando del miedo y de la tristeza porque éstos son la puerta por la que se cuelan los virus y las bacterias. Así que…¡más chistes por favor! ¡Que no nos quiten la risa! Nada se ve de la misma manera después de haber podido reírse.

Hagamos los deberes. No pasemos un sólo día sin reírnos. Aunque sea un poquito. Siempre nos vendrá bien. Reír sí, sí y mil veces sí. Pero siempre con buen gusto y respeto. Mucho respeto.

Eso es todo lo que podemos hacer…de momento.

Coco.

Fuente de la fotografía: Pinterest.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *