Lo que cuenta

junio 5, 2019 | 0 Comments | Coco

¿”Dar la talla”? ¿Estar a la altura? ¿Que me tomen por “rubia”? ¿Ser “la salsa de todos los guisos”? ¿Hacer el bufón? ¿Una mosquita muerta? ¿Crítica que algo queda? ¿Odiar los lunes? ¿Que me mientan aunque lo sepa? ¿Dejar que “mis amigos” se rían de mi sólo por pasar el rato? ¿Quejarme día sí y día también? ¿Hablar todo el día de sexo…?
¡¿EN SERIO?!
La verdad es que la sensación que tengo cuando haces listas así es que hay una serie de cosas que nos hacen un poquito más felices pero que pocas veces las contamos. Parece que, con perdón, nos gusta regodearnos en nuestra mierda y cuanto más…mejor. Quiero creer que, en el mejor de los casos, es masoquismo puro (por ser un poco más fina).
Yo soy feliz con poca cosa, aunque sea sólo un segundo, porque al final lo que cuenta es buscar en este mundo los pequeños placeres inesperados que te rodean, esos que a veces se nos olvidan y que no cuesta nada tener en cuenta.
A esa gente quiero decirles que ¡estoy hasta los h…! Que estoy en ese momento de mi vida que a los que no suman los quiero bien lejos y que la vida es la cada uno creamos. ¡Que si nadie te quiere, quiérete tú!
A ver, infelices de pacotilla: la vida es más sencilla de lo que nos creemos y éstas son…mis maneras de simplificarla.
Al sol. Con que la tostada no caiga por el lado de la mantequilla. Aprendiendo cada día. El buen trato. Encontrando aparcamiento a la primera. De shopping. Con el chocolate negro. Leyendo. Cuando pillo la cola más rápida en el súper. Descalza. Pasando el día entero con mi gente. Con la tortilla de patatas de Santi. Pintando. Mi perfume. Con sábanas recién puestas. Cuando me veo guapa. Soplando  velas. Mi vinito de los miércoles. Remando. Oyendo la risa de un bebé. En el cine. Con mi playlist favorita. Planeando escapadas. Diciendo NO a lo que no me aporta. Sesteando. Probando sitios nuevos.Tirando cosas que no sirven para nada. Diciendo TE QUIERO a la gente que quiero. Viendo a mis hijos crecer. Sin obligaciones. Comiendo cerezas. Ayudando a los demás. Leyendo los mensajes de buenos días. Tirada en el sofá. Las gymkanas familiares. Abriendo regalos. Sabiendo que he hecho lo correcto. Con la puesta de sol desde el Mar Menor. Cuando me duelen los huesos de tanto reír. En el karaoke. Dejando la vergüenza en casa. Diciendo cosas bonitas. Montando puzzles. Oyendo a Ketama. El olor a jazmín. Contando buenas noticias. Que me masajeen.
¿Veis?
No existe UNA felicidad. Hay tantas como personas poblamos este mundo, porque, al fin y al cabo, la felicidad es darse cuenta que nada es demasiado importante y que al final siempre depende de uno estar bien.
A medida que iba escribiendo me he dado cuenta de otras cosas que me hacen feliz y que no he metido en la lista.
Pero bueno. Están ahí.
Coco.
Fuentes de la fotografía :Pinterest.
Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *