53

abril 10, 2019 | 0 Comments | Coco

Sigo reinventándome. (“Working in progress” lo llaman).
He perdonado y me han perdonado. Mucho.
No soy imprescindible. Ni yo ni nadie.
Me considero ignorante pero curiosa.
Lucho por saber decir NO.
La siesta. Ese objeto de deseo.
Amé. He sido amada. Amo. Y soy amada. Lo sé.
Me invaden las canas.
Me gusta la soledad…elegida.
Soy capaz de aprovechar al máximo. Llámame disfrutona.
Poco a poco voy aprendiendo qué es la paciencia.
Sigo sin saber contar chistes.
No esperes nada DE NADIE.
Decepcioné y me decepcionaron.
Me horroriza lo zen.
Decir lo que pienso me ayuda a dormir mejor.
Sigo siendo un auténtico desastre entre fogones.
Nunca es tarde.
Los gilipollas siguen existiendo.
Sigo sin poder con eso de” ¿le puedo ayudar?” cuando sólo estás mirando. Lo siento. Pido perdón.
Leer. Leer. Leer. Asítoelrato.
He tenido miedo y…perdí.
Progreso adecuadamente en eso de escuchar más que hablar.
Necesito trabajar más eso de “hacer borrón y cuenta nueva”.
Freud decía que las coincidencias no existen. Yo creo que sí.
Si me lías es porque te dejo que me líes. AVISO.
Rechacé y…me rechazaron.
El karma existe. Comprobado.
Ya casi no me queda vergüenza.
Sigue sin gustarme el paso del tiempo.
Cada día me cuesta más adelgazar.
…y cada vez como peor.
He reído cuando lo que quería era llorar.
Cometo errores todas las semanas.
Y sí. Las personas vienen y van.
Tengo muchos amigos y… enemigos.
He sufrido.
“Mi peineta”. (Tú ya me entiendes)
Creí a ciegas…y acerté.
Todos tenemos un precio. Yo también.
Sigo teniendo días de “sólo respira”.
Estoy aprendiendo a reflexionar.
Cada día me acuesto más pronto.
No he dejado nunca de soñar.
La justicia y la sinceridad están infravaloradas.
Me he aburrido mucho muchas veces y espero seguir haciéndolo.
El mercado está fatal. Mires por el lado que mires.
“No dejes que te mientan pero…tampoco engañes” (cosas de mamá).
Soy imperfecta. ¡Y no pienso cambiar!
Día que pasa, día que no vuelve.
El RESPETO. Esa palabra tan importante y tan poco practicada.
He sido feliz. Mucho. Y sigo siéndolo.
A los 53…todo sigue siendo maravilloso.

 

Coco.

Historia de la fotografía:  Foto rescatada del baúl de los recuerdos.

Los dorsales de mis hijas me recuerdan que tengo un año más.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *