Yo tengo una idea

septiembre 30, 2016 | 0 Comments | Caye

¿Cuantas veces has pensado que  muchas de las cosas que están triunfando a día de hoy se te podrían haber ocurrido a ti?

Suelo escuchar a la gente, incluso a gente que no conozco de nada, me gusta escuchar conversaciones que no viene al cuento e incluso poner voz a situaciones en la que mi oído no llega a escuchar lo que pasa.

No sé qué ha pasado esta semana pero es la semana de las súper buenísimas ideas que llegan un poco tarde ya que alguien ya se está forrando con la idea.

Más vale parecer tonto callado que abrir la boca y confirmarlo, esto es algo que más de uno y una se deberían aplicar, pero bueno igual los cumpleaños de los niños no serían tan divertidos.

Estoy sentado escuchando como hablas, como nos cuentas a todos y todas las maravillas de tu verano, retrasmitido en Facebook e Instagram, no te conozco de nada, no estas ni en fase uno (Vamos que no nos hemos tomado unas cañas), pero tú sigues dándole a lengua, sin parar de hablar. Que si esto lo hice yo, que si tengo un amigo que conoce al primo del fulanito, que si mi coche lleva lo último de lo último. Ufff, me va a estallar la cabeza como no te calles.

Llevamos ya una hora escuchándote y de repente preguntas a que nos dedicamos, y cuando te lo decimos, me sueltas sin ningún rubor eso de Twiter lo tenía yo en la cabeza mucho antes de que existiera. Joder para que me dices eso, con lo tranquilo que estaba yo sin abrir la boca pensando en mis cosas, ahora tenía que hablar. Que ahora resulta que tengo al ideólogo de Twitter delante de mis narices y yo sin hacerme un Selfie con él.

Una mesa rectangular unas 15 personas al menos 10 pendientes de la conversación, cuando ya no puedo aguantar más y le digo ¿y eso de Twitter que es lo que es?(Es lo que llaman algunos de mis amigos la pregunta tonta para el tonto) Silencio sepulcral en la mesa, todo el mundo se calla y él lo ha conseguido ya estamos todos mirándole esperando que nos cuente su historia.

Y nos suelta una red social de mensajitos que vas mandando y aparecen y vas contestando. Sus ojos están todo el rato mirándome a mí buscando mi complacencia en todas sus palabras, a lo que en el momento que termina le digo y esto es lo que casi inventas tú, ¿no?

Fin.

Caye

 

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *