El tamaño NO importa.

enero 10, 2018 | 0 Comments | Coco

Nada como unas fiestas navideñas para darte cuenta dónde están LOS AMIGOS. Sí, con mayúsculas. Porque hay amigos y AMIGOS. Por defecto (o por lo que sea) llamamos amigo a quien no lo es. Utilizamos la palabra amigo como un genérico para hablar de la gente conocida quitando todo el valor y el sentido que realmente encierra esa palabra.

Para nadie es un secreto que no toda relación de amistad tiene un final feliz. Hay AMIGOS que en su momento sí lo fueron pero que hoy no consigues retener su nombre. Personas que, pasado un tiempo, no recuerdas en absoluto. Un amigo de verdad, de esos para toda la vida…eso es harina de otro costal. Son pocos los que llegan al nivel AMIGO. Y es que en la amistad el tamaño no importa. Conocidos hay muchos. Amigos, pocos.

Con el paso del tiempo he ido aprendiendo a no creer todo lo que me cuentan. He conseguido darme cuenta de que, a veces, la gente es lo suficientemente transparente como para poder detectar a simple vista a mis amigos como las maravillosas criaturas que realmente son.

La amistad es un arte que se trabaja despacio. Exige tiempo y cuidados. Conoces al amigo por el brillo de sus ojos cuando te ve llegar. Sus gustos son tus gustos. Y si no lo son, haces como que sí para que tu amigo se sienta bien. Un amigo si no te da la solución, por lo menos te escucha poniendo el alma entera en lo que le cuentas y, si hace falta… ¡me canta las cuarenta!

Un amigo es lo más cercano a un hermano. Nos soportamos, nos cuidamos, nos enfadamos, nos perdonamos y nos volvemos a enfadar… Un amigo saca lo mejor de nosotros y aguanta lo peor que nos pase. Porque la amistad es tu amigo y sus circunstancias, por mucho que a ti no te gusten.

Este año que acabamos de empezar creo que voy a seguir dejándome llevar por mi intuición al conocer nuevas personas. Aunque sé, de antemano, que mi intuición es bastante flojita en este terreno. Pienso seguir dando sin esperar nada a cambio, pero sí seguiré esperando a alguien que realmente merezca la pena aunque no sepa dónde está. No importa el sitio, eso está de más y, la verdad, hasta la fecha esta parte de la historia me está saliendo bien.

He comprobado cómo las cosas hechas con amor siempre saben mejor. Y me ayudan…a dormir a pierna suelta.

 

Coco

Fuente de la fotografía: Pinterest.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *