¿A qué sabe el éxito?

febrero 9, 2015 | 2 Comments | Sin Categoria

Seguro que te lo has preguntado más de una vez ¿A qué sabe el éxito?

Identificar su sabor es para mi tremendamente difícil, a lo mejor es que me pasa como al del anuncio de la tónica y no lo he probado lo suficiente.

Haciendo recuento, he sido capaz de identificar algún momento de éxito que otro y me he propuesto recordártelos, a ver si juntos le sacamos más sabor.

Ya no te acordarás, pero aquel día en el que viste la nota de ese examen que tanto te había costado estudiar. Ese día te olvidaste de las horas de sueño que habías cambiado por horas de estudio, y de las cervezas que te habías perdido con tus colegas porque tenias que estudiar. Ese día, te sentiste el rey del mundo y ¿cómo no?, te fuiste a por las cerves atrasadas para celebrarlo.

¿Y qué me dices del primer beso con esa persona especial? Eso sí que es un éxito! te das cuenta de que te corresponde, de que esos suspiros tuyos eran correspondidos y piensas en lo que está por llegar. Se te pone una cara de tont@ «que pa qué» y la gente te dice, te veo más guap@, y no se dan cuenta de que es tu «cara de éxito», tu sonrisa perpetua y unos ojos brillantes que ya los quisieran los personajes de dibujos animados.

El día que recibiste la llamada en la que te decían que el trabajo era para ti, ese día no lo celebraste con cervezas, invitaste a toda la familia a comer. ¡Exitazo, entre cientos de candidatos, te eligieron a ti! Si, a ti, y no al que se sentaba a tu lado en las pruebas de selección, ni a la chica guapa que estaba contigo cuando esperabais para la entrevista personal, ni al listo de tu clase. El éxito fue tuyo, y sólo tuyo.

Recibir las llaves de tu primera casa, es un éxito de los buenos, implica varios de los anteriores y además es el día en que tu búsqueda de ti mismo llega a su momento álgido. Ya tienes tu casa, tu libertad, tu independencia. Has triunfado en tu lucha por hacerte un hueco e independizarte. Seguirás «atado» a tu familia, pero tienes tu espacio desde el que planearás la conquista de tu mundo.

Hasta aquí creo que son éxitos que hemos vivido todos o esperamos vivirlos en breve. Luego hay otros, como vivir en pareja, tener hijos, ascender en el trabajo, ganar un concurso o que te toque la lotería que pueden ocurrir o no, pero que también deben dejar un sabor de boca inexplicable.

La importancia está en poder reconocer esos éxitos el día en que aparecen o cuando ya han pasado, pero reconocerlos y disfrutarlos. Elige el sabor que más te guste y deléitate en él. Pero habrá que tener cuidado, que me han dicho que el éxito emborracha, no nos vaya a dejar resaca o lo que es peor, nos invite a hacer o decir cosas de las que luego nos podamos arrepentir.

Yo no se realmente a que sabe el éxito, aunque he tomado la buena costumbre de identificarlos y celebrarlos con sushi y amigos, que me parece una combinación estupenda. ¿Y tú, como vas a celebrar el próximo?

 Reyes

Fuente de la imagen: Pinterest

 

 

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmailby feather

2 Comments

  1. Posted by maisa coves on

    Lo que transmitiís aquí, si que es un ÉXITO…, me gustais porque me convertiís en vuestros cómplices…, y arrancar una sonrisa escribiendo algo ingenioso tiene mérito, pero crear complicidad eso, es otra cosa.

  2. Posted by Caye on

    Gracias Maisa! Nos encanta verte por aquí. Un beso


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *