No hay necesidad

septiembre 30, 2019 | 0 Comments | Reyes

Hace un par de meses que en mi vecindario no hay necesidad de poner el despertador. Da igual que trabajes, que estés de vacaciones, que vayas al cole o estés jubilado, que a las 5:30 h como si de un gallo se tratara, escuchamos los «cantos» de una vecina que se entrega a los brazos de su amante con toda la energía que aporta un amor recién estrenado.

El diseño del edificio hace que las ventanas de las habitaciones confluyan en un pequeño patio de estructura octogonal en el que compartimos el sueño 14 familias, algunas (las menos) con hijos pequeños o adolescentes, y queramos o no, nos enteramos de todo lo que ocurre de cara a ese patio.

Mi familia y yo llevamos viviendo ahí mas de 10 años y aunque es verdad que en ocasiones hemos tenido vecinos ruidosos (inquilinos que afortunadamente han dejado de serlo), nunca jamás se nos había dado el caso de alguien cuya vida sexual fuera motivo de queja de los demás.

No es que nos moleste que nuestros vecinos tengan una vida sexual activa, eso lo celebramos. Lo que no puede ser es que a las 5:30 h nos despierten, y antes de las 8:00 h repitan, y por lo que me cuentan la hora de la siesta es igual, y puede que a cualquier otra hora del día. ¿Será todo energía natural o habrá pastillitas azules de por medio?

Del mismo modo que no se pueden poner lavadoras después de las doce de la noche, no se debería hacer ningún otro ruido que impida el descanso de los vecinos. Ni jadeos, ni ruido de muelles, ni de cuerpos chocando en pleno momento de acople (si, eso también se oye).

Yo se que no se puede poner puertas al campo, ni frenar una irresistible pasión amorosa como la de mis vecinos. No voy a pedirles que dejen de hacer lo que más les gusta, ni que se expresen con libertad, pero ¿seria mucho pedirles que cierren la ventana? Seguro que les da igual pasar un poquito de calor, y nos ahorrarían tener que dar explicaciones a nuestros hijos o levantarnos de mala leche porque nos han despertado antes de que suene el despertador.

De verdad señores vecinos, que follar follamos todos, pero de semejantes escándalos, no hay necesidad.

Reyes

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *