Esas cositas.

junio 27, 2018 | 0 Comments | Coco

 

¡Que levante la mano el valiente que no ha visto un sólo minuto de “La Roja”!

¿Hay alguien ahí?

N A D I E.

Los valientes que haya, tranquilos. Aunque seáis la minoría no estáis solos. Aún quedan lugares que no saben qué significa la palabra fútbol. Pero claro, no es vuestro caso. Formáis parte de esos países que se paralizan, pendientes de unos señores en calzones que ganan muchos millones por correr detrás de la pelota y meterla bajo cuatro palos. Vivir en el primer mundo y decir que no te interesa lo más mínimo cómo va el Mundial es toda una hazaña.

Desde pequeño querías que te gustara el futbol principalmente porque así tu vida sería más fácil. Pero la carne es débil (y el alma más). Incomprensiblemente, y a pesar de tus esfuerzos y el de todos tus parientes cercanos y lejanos, te has convertido en el raro.

Las leyes científicas que estudian a los hinchas de fútbol dicen que todo empieza en el útero materno. Según algunos, depende del nivel de testosterona que haya en el útero materno en el primer trimestre de gestación. Úteros y testosterona aparte, veo imposible llegar a comprender por qué una persona es súper fanática de 22 señores que se pasan 90 minutos de arriba a abajo y de abajo arriba detrás de un balón.

Entiendo que a los hombres os dé vergüenza admitirlo. Enseguida os tacharán de menos hombres por no hablar de lo poco patriota que eres si no te pintas la cara de rojo y gualda o no te pones la bufanda por muy en Junio que estemos. El resto de la humanidad que te rodea nunca entenderá que tienes otras cosas mejor que hacer mientras juega la selección. Tampoco entenderán que te preocupe más saber en qué condiciones humanas se organizó el mundial de Brasil o que el ídolo de tu hijo sea un defraudador.

Para mucha gente es un tema de conversación recurrente. Rellena horas y horas de conversación cuando no tienen otra cosa mejor de la que hablar (y, aviso, nunca habrá un tema mejor que el fútbol). Tú, cuando les oigas, ni se te ocurra decir que el mundo del penalti y del fuera de juego es un deporte estúpido.

Hay estudios que dicen que el fútbol sirve para sacar el mal humor del cuerpo. Otros que sirve para eliminar la presión acumulada y sentirte libre. Y muchos que es la mejor desconexión con la realidad que existe. Tú, por si acaso, estate bien calladito. Ni se te ocurra opinar porque… ¡es la mejor manera de destruir una verdadera amistad!

Que tus amigos sean unos fanáticos del fútbol es una gran putada. Hay que estar a la última y tú, sinceramente, ni idea de quién es Míchel. Jamás te consentirán que no te sumes a la fiesta futbolera. Tendrás que chillar, insultar, abrazarte con el resto y llorar con la afición si quieres que tus amigos amantes del balompié no se burlen de ti. ¡Con lo fácil que es fingir! Y, si no te gusta el plan, ¡haberte quedado en casa!

No pienses que te voy a proponer que le des una oportunidad al fútbol, pero ya te aviso que serás la persona más impopular del planeta  si se te ocurre soltar que, al igual que Bale, no ves partidos de fútbol en tu tiempo libre.

Todos nerviosos, impacientes, mordiéndose las uñas o comiendo pipas…menos TÚ. Mientras ellos recitan la alineación titular de carrerilla, tú ni frío ni calor. Y, para no soportar más la presión, decides que cada uno es dueño de su tiempo y puede malgastarlo como mejor le parezca. Así que, sin pensarlo dos veces, te tiras a la calle… ¿Y qué te encuentras? Dos o tres runners sudando la gota gorda y alguna señora mayor sacando al perrito. Ante semejante panorama eliges irte a cenar o al cine. ¡E R R O R! Te arriesgas a que te tengas que servir tú la cena o a qué te faciliten un mando a distancia para proyectar la película. ¿Qué te puedo decir? ¡Que semejante experiencia es un momento único en la vida!

¿Algún voluntario para hacer la prueba?

N A D I E.

Escupitajos, batallitas, gritos a la tele, apuestas, pachangas, pitos o corazoncitos con los pulgares. No se sabe muy bien cuándo empezó todo esto pero lo bueno del deporte rey es que…iguala a todos.

 

En fin. Esas cositas.

 

Coco

Fuente de la fotografía: Pinterest

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *