El Cuento de la Lechera

julio 3, 2015 | 0 Comments | Caye

Hasta las narices por no decir otra cosa, me tenían muchos de los que ya ni escucho con sus mensajitos todo el día.

Me considero una persona positiva y alegre, pero es que hay algunos que con su optimismo desmedido lo único que están provocando es sinceramente que los psiquiatras y psicólogos aumenten sus consultas.

Por mi trabajo me reúno con mucha gente y tengo conversaciones de lo más, delirantes, absurdas, inteligentes e interesantes, muchas veces buscando una opinión, consejo de amigo o simplemente que les escuche. Y si algo puedo asegurar es que hay mucha gente que está muy mal. Si, muy mal porque están construyendo muchas cosas de su vida en base a una mentira, o mejor en base a la verdad de otros. Son esos que los ves y dices, “Que hostia se va a pegar”, realmente no le deseo el mal a casi nadie, y no me gusta tener la razón en estos casos. He perdido amistades que no merecían la pena por ser sincero en estos temas, pero a día de hoy ni me preocupa ni me ocupa, realmente no eran mis amigos.

Desde hace un tiempo me he interesado en leer sobre el Wishful Thinking, uno de esos términos que llegan a mí, he de reconocerlo por curiosidad lectora.

Voy a intentar explicar el termino, es cuando uno guía una investigación, en vez de dejar que a investigación lo guie a uno, llegando a los resultados deseados, no a los correctos.

Vamos con un ejemplo que estamos hasta las narices de oír y de leer en facebook, “Si lo crees lo creas”, “Tú puedes hacerlo” venga va, tú puedes poner aquí esa frase de psicología positiva exagerada e irracional que seguro que has leído, a modo de ejemplo.

Esto es que si yo deseo que”ALGO” sea verdadero o falso, entonces “ALGO” lo será (lo que yo desee).

Sabes que te digo yo, ¡y una mierda! Esto es el cuento de la Lechera. O gente que construye castillos en el aire sustentados por algo que no se sustenta.

¿Sabes que tienen las personas que lo crean y lo hacen? Éxito.

Se concentran en hacer bien y humildemente su trabajo en el día a día, disfrutando con lo que hacen y con los que están, en lugar de perderse en el cuento de la lechera y sus pajas mentales sobre el “Si quieres puedes” que dan por hecho que todo lo conseguirás por arte de magia y sin esfuerzo.

No te estoy diciendo que no sueñes con algo o que no desees cosas que te van a dar éxito y felicidad. Lo que no tendríamos que hacer es dejarnos arrastrar por estos sueños hasta quedar dominados y frustrados por ellos.

Esfuérzate, y trabaja, trabaja y trabaja, cuando encuentres la satisfacción y la felicidad en la concentración por lo que estás haciendo en este preciso momento, te darás cuenta que los éxitos que tengamos no serán más que la versión imperfecta de lo que hemos soñado.

Disfruta de lo que estás haciendo.

Caye

Fuente de la foto Pinterest

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *