Corrazón

marzo 11, 2019 | 0 Comments | Reyes

No, no me he confundido, he escrito «Corrazón». Una palabra inventada que la RAE debería añadir en su próxima revisión.

El Corrazón, o la corrazón, llámalo como quieras, es ese que nos ayuda a tomar decisiones, o nos nubla para que no lo hagamos. ¿Razón o corazón? ¿Quién manda? o mejor dicho, ¿a cuál de los dos le dejamos mandar?

Corazón + Razón. Es de las combinaciones más difíciles, de esas que piensas que no van a tener éxito nunca, como lo de combinar el rojo con el rosa, que luego llega Valentino y lo convierte en un must. Pues eso, que de lo más difícil, creas algo que te va a garantizar que vas a marcar la diferencia y vas a tomar una de las mejores decisiones de tu vida.

La pregunta es, ¿Cual es la fórmula del éxito? ¿un 50/50, un 20/80 o un 80/20? Eso ya te toca responderlo a ti. Cada cual se basará en su experiencia y en lo que le haya funcionado antes. Hay tantas combinaciones posibles como outfits en tu armario.

La diferencia puede ser mínima entre lo que piensas/sientes hoy y lo que pienses/sentirás mañana, dependerá de lo que te haya contado tu almohada y de lo que te haya dicho tu Pepito Grillo.

A la hora de sentir, somos capaces de dejar el corazón libre, dormir la mente y soñar lo maravilloso que sería el mundo que nos rodea si buscáramos siempre la felicidad, la nuestra y la de los que nos rodean. El problema es que cada mente tiene un concepto distinto de felicidad y lo que es bueno para ti no tiene por que serlo para la persona que tienes al lado.

Yo suelo dejar que sea la mente fría y calculadora la que tome las decisiones importantes, pero reconozco que si el corazón está en plena ebullición va a ser muy difícil conseguirlo. Otra cosa es que el corazón esté de vacaciones y entonces la mente será la ganadora de la batalla al no encontrar rival. Lo difícil será que la mente esté de vacaciones, esa no se toma vacaciones nunca! (al menos en mi caso).

Siente, piensa, experimenta. Rumia tus decisiones todo lo que necesites, ¡pero actúa!.

Confía en la Corrazón y échale la culpa las veces que haga falta. Las consecuencias vendrán con el tiempo y entonces ya nos ocuparemos de ellas.

Reyes

 

 

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *