COMO TÚ.

junio 10, 2020 | 0 Comments | Coco

Tristeza.
Tristeza y mucha pena cuando oyes cómo un marido le dice a su mujer: “¡Tú a criar que yo tengo muchas cosas que hacer!”.

¿Quién crees que eres?
Creo que has pasado demasiadas horas delante de la tele viendo “Cuéntame” y te crees la reencarnación de Antonio Alcántara. Veo que no has avanzado nada. ¿De qué vas? ¿Qué es lo que tiene que criar ella mientras tú te dedicas a lo tuyo?
Lo siento. Siento romperte los esquemas pero criar también es tu responsabilidad. Los hijos son vuestros, de los dos, porque te recuerdo que hicieron falta dos para engendrarlos y hacen falta dos para criarlos, y si ahora eso no te viene bien…haberlo pensado antes.
Si de verdad quieres a tu pareja, quieres que crezca contigo y que sea feliz. Eso sí es amor del bueno. Pero no. Tú no. Tú que vas de persona cabal y del siglo XXI, tú que quieres dedicarte a cambiar el mundo…¿en qué mundo te crees que vives?

Muchos habéis crecido con el discurso de que es la madre la que debe sacrificarse. Gran error. Un hijo lo último que necesita es una madre que se sacrifique. Necesita una madre que se sienta bien consigo misma y que disfrute de la vida cumpliendo sus sueños, como el padre hace con los suyos.

Cuando decidiste compartir tu vida con ella y tener hijos, esa decisión era cosa de dos y ella, como tú, también tiene derecho a ser feliz. Y todo lo que tú eres, ella -criando desde la sombra- también te ayudó a serlo. Ella también ha trabajado duro fuera y dentro de casa, como tú.
Ella también tiene futuro. Como tú. E ilusiones. Como tú. Y no sólo es esposa y madre, también es mujer con sueños y ambiciones. Como tú. Ella, como tú, tenía un futuro y un proyecto de vida. Y, como tú, quería comerse el mundo. Pero apareciste y decidisteis, los dos, formar una familia. Porque una familia es cosa de dos. Ella, que ha trabajado toda su vida y ha criado sus hijos, renunciando por amor a sus ilusiones, lo que se merece es un premio. Recuerda que un buen día decidiste amarla. Y ese amor es una decisión que debes trabajarla el resto de tu vida. Si no…¿qué sentido tiene?

Tu papel es ser dos y vivirlo como tal. Y eso significa que si de verdad la quieres, su vida no es la tuya, su vida es…la vuestra.

Coco.

Fuente de la fotografía: Pinterest.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *