¿Los amigos de mis amigas son mis amigos?

enero 11, 2016 | 0 Comments | Sin Categoria

“¡Uh! ¡vaya lio! ¡los amigos de mis amigas son mis amigos!”… O al menos eso decía la canción de Objetivo Birmania que escuchábamos a finales de los 80. Y si, los amigos de mis amigas son mis amigos, y las amigas de mis amigas también… aunque no siempre. El caso es que hay muchos tipos de amigos, y unos de ellos son aquellos a los que conoces porque tenéis amigos en común.

Seguramente en una relación de tres, se establecen conexiones dos a dos, en las que siempre hay uno que se queda fuera, o visto de otra manera, hay conexiones que hacen que el grupo aumente por las conexiones en red que se van formando alrededor. A veces estas conexiones puede que no funcionen, pero hay otras en las que te sorprende ver cómo dos amigos tuyos que pensabas que no tenían nada en común, encuentran entre ellos gustos comunes que no comparten contigo. El problema viene cuando tus amigos se hacen amigos entre ellos y entonces ya no sabes quién es amigo de quien. Que la posesión no es lo que molesta, lo que molesta es que llega un momento en que pierdes tus espacios o momentos de exclusividad. ¿Cuando se que está bien o mal no incluir a uno de ellos en mis planes? ¿Puedo decidir lo que me apetezca o hay un momento en el que los amigos pasan a formar parte de un pack?

Es lo mismo que pasa con las parejas de los amigos. A veces te apetece quedar con los dos, pero otras preferirías quedar solo con uno de ellos, porque tenéis cosas que contaros que son sólo vuestras. ¿Cómo se lo digo? ¿Se enfadará? ¿Tengo que dejar de quedar con mi amig@ a solas porque ahora tiene pareja? Pues no lo creo, y las parejas siamesas son una de las cosas que menos me gustan. No soy de los que piensan que cuando alguien tiene pareja tiene que hacer planes siempre con ella, sino que cada uno debería hacer planes por separado además de los planes comunes, o llegará un momento en el que no tendrán nada que contarse, porque si siempre están juntos vivirán las mismas experiencias y no habrá nada de que hablar.

Lo bueno de que nuestros amigos tengan otros amigos es que las relaciones se enriquecen, y las personas también. Juntos sumamos y somos capaces de poner en contacto a personas que pueden colaborar para hacer grandes cosas. Yo por mi parte, seguiré poniendo amigos en común, pero no pienso dejar pasar esos momentos de exclusividad que tanto valoro.

Reyes

Fuente de la imagen: Pinterest

 

 

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *