ABRACADABRA

enero 18, 2017 | 0 Comments | Coco

¿Qué harías si cae en tus manos una bola de cristal? Una de esas que se iluminan y adivina el futuro. ¿Le preguntarías por el tuyo?.

Más de una vez he pensado qué hubiera sido de mi vida si hubiera tomado otro camino. Si me hubiera ido a trabajar fuera o si en lugar de ir a aquél cumpleaños hubiera ido al cine. Estoy convencida que ahora tendría otra colección de historias que contar. O no. No lo sé. Ni lo sabré. Ahora ya no.

A falta de bola de cristal, de momento no he encontrado método alguno para saber qué sí y qué no. Lo mío es cuestión de señales, impulsos, corazonadas, química…Llámalo como quieras. No soy de los que espera grandes gestos. No suelo esperar nada. Me parece un estrés innecesario.  Soy realista.  Prefiero los detalles del día a día. Detalles simples que suman.

No quiero decir con esto que mi vida sea un montón de improvisaciones, pero estoy aprendiendo a vivir con la idea de que planear demasiado es una solemne tontería. Ponerse en guardia frente a todo es un gran error. Nunca sabes qué te espera a la vuelta de la esquina. Pasas los años haciendo cosas y cuidando historias pensando que merecen la pena y de repente ¡salta por los aires!

Siempre hay una primera vez y la sensación de vértigo que acompaña a esa primera vez me gusta más que a un niño una piruleta. Y no es cuestión de la edad que gasto. Más bien es por todo lo que tiene de aventura y vivir el momento. Caminar a ciegas. Lo inesperado. Nadar contracorriente. Perderte. Crear tu historia sin manual de instrucciones. Dejando que la vida juegue contigo y tú…dejándote llevar.

¡Que estamos aquí para dar la cara!

Tengo mucho a mis espaldas. Y sé que me he equivocado. Una y muchas. A estas alturas también sé que es más fácil entender de biomecánica que de la vida.  Es cuestión de simplificar, dicen. Pero no nos engañemos. Yo creo que la cosa va de qué nos gusta y qué no. Cuando tienes que elegir y no eliges…esa es tu elección.

Así es como funciona el mundo. Sin bola de cristal ni abracadabra. Y eso no es ni bueno ni malo. Vivir es el reto más bonito que existe y cada uno su vida la trabaja como puede…o quiere. Nadie aprende a base de consejos. Casi todo entra a fuerza de derrotas y errores. De las derrotas vive el hombre. Y es, después de las derrotas y los errores, cuando vienen las lamentaciones del tipo: ”¿y si hubiera hecho…?” .

¿Pues sabes una cosa? Lo bonito está…en no saberlo.

Coco.

Fuente de la fotografía: Pinterest.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *