L, quinquaginta, 50

febrero 19, 2015 | 5 Comments | Amigos, Coco

«Vale que quieras hacer una presentación «diferente» por ser quien es, para que no sepas cómo hacerlo…¡Querría decir taaaaaantas cosas de él! Os podría decir que es un amante de su profesión, la comunicación. O que el Bernabeu es su «templo» y «blanca» su alma ( muy a mi pesar). Que es un gran aficionado a los toros y al sushi…Pero me quedo con lo mejor: es mi compañero de viaje desde hace más de veinte años .¿Alguien da más?».

Él es Santiago Lumbreras.

Coco

 L, quinquaginta, 50.

Hoy, 19 de febrero, es el quincuagésimo día del año (cincuenta para los que les cuesta leerlo) en el calendario gregoriano, vamos en nuestro calendario. Y hoy, 19 de febrero, cumplo 50 años y he elegido este día para cumplir, que ya iba siendo hora, la invitación que tiempo ha me hicieron estos tres implacables, románticos y punto pesaos bacalaos.

Y heme aquí, con la intención de desnudarme ante todo aquel que se asome a este rincón y contarles lo que uno siente, o padece, cuando llega al medio siglo de vida. Ahí es ná.

Dicen las estadísticas oficiales del INE que la esperanza de vida de los hombres está en 79,3 años, es decir que ya ha pasado más del 60% de mi vida (aquí es cuando mi mujer dice aquello de “no digas tonterías” y mis hij@s “pero papáááááááááá”). ¿El momento de hacer balance? A mí me lo pide el cuerpo y mentalmente llevo tiempo haciéndolo, más que nada porque todo mi entorno se encarga de recordarme, ejem, ejem, que me queda poco para la cincuentena.

Infancia mimada, pavo insoportable, mayoría de edad muy complicada, veinteañero envidiado, treinteañero privilegiado y cuarentuno feliz. Es el resumen en pocas palabras de mi vida porque he dicho que me iba a desnudar, pero tampoco es cuestión de quedarse en pelota picada.

Estos últimos días me ha dado por repasar fotos, por recordar épocas y momentos. Se acumulan muchos en mi cabeza, pero el tiempo borra cosas que me gustaría seguir teniendo presente. El paso de los años es como cuando quieres guardar un documento y Windows te dice: “El archivo ya existe, ¿desea remplazar el existente?”. Y vas y le das a enter. Se borró todo. Ay!

Pero la verdad es que no me puedo quejar. Ni por lo que viví, ni por lo que vivo. Mi familia de antes (la de mis padres y hermanos) es irrepetible y la de ahora (mi mujer y mis hijos) sobrepasa mis escasos merecimientos. Al final, somos nosotros mismos los que más allá de las desgracias y las ausencias, nos creamos los problemas.

Escuché hace ya tiempo a Dragó citar una frase de Borges que me quedó grabada: “Estoy solo y no hay nadie en el espejo”. Profunda ehhhh. Pero es que es ahí, cuando nos miramos al espejo, cuando nos generamos los conflictos, cuando le damos tantas vueltas a las cosas que nos llegan a quitar el sueño.

Hay que intentar disfrutar de la vida lo máximo posible. Este principio de año me ha obligado a replantearme muchas cosas y a valorar lo que tengo y olvidar lo que no tengo. Hay que disfrutar de la vida: Amar y ser amado; respetar y ser respetado; entender y ser entendido; perdonar y ser perdonado.

Hay frases manidas y muchos debates en esto de resumir la vida: ¿Existe la felicidad o realmente lo que existen son momentos de felicidad? ¿Muchos pocos suman hasta llegar a un todo “felicidad”? Ahí lo dejo. Pensad, dadle vueltas. Yo lo tengo claro, pero ja, no os lo digo hoy, os lo diré cuando llegue a los C, centuna, 100.

 

Santiago Lumbreras

 

 

 

 

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmailby feather

5 Comments

  1. Posted by ana cortés velez on

    Pues que digo yo, que para ser la primera vez que te convencen los bacalaos, te ha salido de lujo !!!!!

    • Posted by Coco on

      Jooooo que grande eres Ana!!!!!! Esperamos el tuyo!!!!!!

  2. Posted by Leticia on

    Preciosa reflexión!!!
    Felicidades por tus cincuenta!!!

  3. Posted by Francis on

    Ante todo enhorabuena por esos esplendidos 50. Aunque yo ya pase por ese trance 😉 hace unos poquitos. … me he sentido identificada con tu reflexión y me ha encantado tanto en contenido como en forma. Enhorabuena de nuevo.

  4. Posted by Arancha on

    Bueno bueno y bueno, no había leído yo este post, me quito el sombrero Sr. Lumbreras, pero el próximo que escribas sera vestido de pastor jajajajajaja, eres muuuuuu grande !!!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *